Google+

martes, 3 de enero de 2012

Fragmentos: La televisión es una grotesca vacuna



La televisión es una grotesca vacuna que nos hace inmunes a los impulsos que alientan la conmiseración. A diario y a raudales se nos presenta la desgracia ajena en los informativos. Miles de muertes, todas injustas, pero no todas iguales ante nuestros ojos. Un asesinato en nuestro país tiene el mismo peso mediático que cien en Oriente Medio. La vida de un europeo parece valer más que la de cientos de africanos. Así se nos muestra a través de los medios de comunicación y así nos lo queremos creer, arrellanados en nuestro confortable asiento. ¿Acaso tuvo el genocidio de Ruanda trascendencia en la vida de los países occidentales? ¿Cuántos conocen que fueron asesinadas un millón de personas? Recalco: ¡un millón de personas! Aquella hecatombe quedó atrás con la llegada de 1.995, un año que no fue precisamente fácil para muchos, como tampoco lo fueron los siguientes, ni los siguientes de los siguientes ni ningún otro, porque la vida, al fin y al cabo, no es fácil para aquellos que reciben la indeseada visita de la desgracia.

El eterno olvido. Enrique Osuna Vega

8 comentarios:

  1. Aún no he leído este libro que tantos blogs reseñan tan positivamente. Lo tengo apuntado para este año.

    bsos!

    ResponderEliminar
  2. Lo estoy leyendo ahora. Y ese fragmento que has puesto también me gustó mucho. Porque no puedo subrayar en el lector, que si no, lo tendría subrayadito...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Que mal el asunto, pero el libro intriga mucho :) ¡saludos!

    ResponderEliminar
  4. Pues no lo conocía, colorando me estoy poniendo, así que tomo nota y me lo apunto, porque ese párrafo me parece de lo más lúcido.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Sentimos piedad por el sufrimiento cercano. Es más difícil cuando es lejano, cuando no estamos en condiciones de ayudar de algún modo. No pienso que se trate de que somos indiferentes. No creo que lo seamos. Para algo están los políticos. Exijamos. Pienso que por ahí va el tema. Pero si se ha tardado tanto en reconocer en España una crisis económica... ¿Qué sucede cuando los problemas quedan aún más lejos? Recuerdo lo que se tardó en intervenir en Yugoslavia, y el problema estaba aquí al lado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Espero poder ponerme con esta novela este fin de semana. Tiene críticas muy positivas. Me gusta el texto que has resaltado. Por desgracia es verdad. Besos!

    ResponderEliminar
  7. Todavía no he comenzado con el libro, que pienso leer en breve, pero está claro que Osuna pisa fuerte...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Comentar es gratis, al igual que sonreir :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...