Google+

sábado, 5 de marzo de 2011

Crítica: Las llanuras del tránsito, de Jean M. Auel



LAS LLANURAS DEL TRÁNSITO
Jean M. Auel
Ediciones Maeva
ISBN: 978-84-96231-66-5
Páginas: 1010
Edición: Bolsillo



Ayla y Jondalar abandonan la seguridad de la tierra de Los Cazadores de Mamuts cerca del Mar Negro y emprenden un largo y difícil viaje a través de un continente entero. Su objetivo es el emplazamiento Cro-Magnon, lo que hoy en día es el Sur de Francia, desde donde Jondalar había partido años atrás.

Acompañados por su domesticado Lobo, el noble caballo Corredor y la serena yegua Whinney, desafían a enemigos salvajes y elementos peligrosos del terreno en la búsqueda del lugar que se convertirá en su hogar.



Cuarta parte de la saga Los hijos de la Tierra. Dos personajes: Ayla y Jondalar. Un viaje por todo el territorio, hoy llamado Europa.

Me encantan los libros sobre viajes, cualquier viaje, a cualquier destino, de cualquier modo, pero bien escrito. Éste lo es.

Si buceamos por la red y buscamos opiniones de este libro, las encontraremos de todo tipo. Gente a la que le encantó, gente a la que le aburrió, gente que le dio igual, incluso gente que se saltó páginas pues dicen que es tan pesado como su peso real. Yo me quedé un poco asombrada al leer esto, pues casi se me hizo corto.

En el mundo actual en el que vivimos, la gente no suele estar acostumbrada a leer grandes libros y sí lo hace, la mayoría eligen libros “rápidos”. Este no es un libro rápido ni tal vez fácil. Para ello tienes que leerte los anteriores y perderte entre el estilo de esta autora, pues es un estilo con muchas descripciones, que aporta numerosos conocimientos acerca de la Prehistoria, de los animales que vivían, de las costumbres, etc. No todo el mundo es apto para leer tanto y detenerse en esa lectura.

Yo, me atrevería a decir, que Las Llanuras del Tránsito es el libro con más descripciones de toda la saga (aún falta saber que nos depararan los dos últimos) pues vamos a conocer Europa, una Europa sin casi población y con muchas extensiones de tierra sin habitar nada más que por los animales. Además se ve como evolucionan las costumbres de un pueblo a otro, según la localización y los recursos de su zona.

Ayla y Jondalar nos siguen deleitando con su amor durante todo el viaje. Lo iremos comprobando en la intensa carga erótica que posee este libro. Son dos protagonistas que irán aprendiendo a ser más humanos, recogiendo un trocito de cada cultura que visitan, dejando sus conocimientos a la gente de aquel lugar y esperando el regreso a casa.

En definitiva, es un libro fabuloso, que reúne todas las condiciones para ser un gran libro sobre viajes, pero en una época muy lejana.


NOTA: Gana éste y los demás libros de la saga Los Hijos de la Tierra (aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentar es gratis, al igual que sonreir :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...