Google+

jueves, 4 de julio de 2013

Crítica: El invierno en Lisboa. Antonio Muñoz Molina


EL INVIERNO EN LISBOA
Antonio Muñoz Molina

Conocía a Antonio Muñoz Molina leyendo Beltenebros hace casi una década. Aunque no recuerdo muy bien toda la trama de la novela, me vienen a la cabeza algunas imágenes: un cine, una habitación desolada llena de humo y botellas de alcohol, un arma delicadamente acariciada. Y también el buen sabor que me dejo la novela después de leerla. Desde entonces, y aunque parezca extraño después de lo anterior, no he vuleto a leer nada de este autor, hasta que cayó en mis manos El invierno en Lisboa, novela que obtuvo el Premio de la Crítica y el Premio Nacional de Literatura en 1988. 

El invierno en Lisboa narra la historia de Santiago Biralbo, contada desde la voz de un antiguo amigo de éste. Biralbo es un pianista de jazz que toca en el Lady Bird, un club de San Sebastián. Allí se enamora de Lucrecia, la mujer de un traficante de arte. Además se rodeará, sin quererlo, de una serie de personas del mundo del tráfico de obras de arte que no le harán ningún bien. Lucrecia desaparece de su vida o, tal vez, nunca estuvo en ella. Biralbo, entonces, emprenderá una búsqueda que lo llevará hasta Lisboa. Todo esto hace que la novela se enrede en una trama más romántica que negra, típico género de este autor. 

Personalmente, la novela me ha gustado (aunque no tanto como la olvidada Beltenebros). El lenguaje es cuidadoso hasta un punto máximo, con unas descripciones de espacios y personajes tan vívidas que parecen reales. El autor juega con una doble dualidad: la existencia o no existencia de Lucrecia, como personaje real pero que a la vez pudo no estar nunca en la vida de Santiago. Un personaje resbaladizo tras el cual se mueve la trama. 

Sin duda, una buena manera de adentrarse en la narrativa española es hacerlo de la mano de Muñoz Molina y su obra. 

8

7 comentarios:

  1. No recuerdo ahora mismo que sensación me dejó esta novela, porque hace años que la leí, pero si soy consciente de que lo que más me gusta de este autor es como describe y nos acerca a sus personajes que en seguida se hacen "carne".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble la capacidad que tiene para poner al lector en la piel del protagonista. Increíble.
      Un saludo

      Eliminar
  2. El libro huele a humo y a oscura noche en Alfama y en el Chiado. El libro tiene una excelente banda sonora: al pasar las páginas se pone en marcha nuestro particular reproductor de jazz mientras, en un local próximo, los fados se mezclan con la cerveza, la ginebra y el tranvía número 27.

    Recomiendo a todos leer el libro en Lisboa y, al caer la tarde, recorrer sus calles. Mejor en invierno, y no lo digo por el título, sino por la soledad, por la infinita penumbra que se complace en sí misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso comentario. Sería un placer ir a Lisboa y sumergirme en ella de la mano de las páginas de este libro.

      Eliminar
  3. Leí Plenilunio y me encantó. Espero leer más de este escritor. Su mujer, Elvira Lindo también me encanta. Un buen tandem, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo pendiente Pleniluno y de su mujer he leído simplemente a mi querido Manolito Gafotas. Si que son un buen tandem. Un saludo

      Eliminar
  4. De este escritor sólo he leído Plenilunio, y me gustó mucho su forma de escribir. Así que me llevo tu recomendación de hoy, que me parece que también voy a disfrutarla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Comentar es gratis, al igual que sonreir :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...