Google+

jueves, 7 de octubre de 2010

Polvo de estrella

El siguiente relato fue una de las condiciones para poder participar en un concurso. Se decidía todo por ramdom y no gané, pero no pasa nada, porque a Ayalguita de Mi rincón en las nubes, le gustó mi relato y me lo publicó. Muchas gracias.


POLVO DE ESTRELLA


Allí junto al lago, había una muchacha arrodillada en la orilla, viendo el mecer del agua al compás del viento. Tenía una tez muy infantil para su edad y su cabello rojizo completaba sus lindas pecas que chisporroteaban sus mejillas. Estaba cantando, pero yo no alcanzaba a distinguir sus palabras. La observé durante mucho tiempo, tal vez pasaron minutos o tal vez horas, como si esperara a que sucediese algo y entonces ocurrió.



Del cielo, que aquella noche estaba negro como el azabache más puro y salpicado de estrellas, cayó algo. Algo que fue a parar a los pies de aquella muchacha y ella, con la más sutil delicadeza lo cogió entre sus manos. Brillaba, tanto que iluminaba su rostro haciéndola más bonita de lo que antes me había parecido, pero yo sabía que era tan sólo una ilusión. Se levantó y con el objeto entre las manos, corrió. Yo la seguí, pues tenía la curiosidad de saber que era aquella misteriosa cosa que había surcado los cielos y había ido a parar a los pies de aquella chica. Aquel misterioso objeto que iba desprendiendo polvo dorado allá por donde pasaba.



Ella iba unos metros por delante de mí, pero no me veía, ni siquiera se percato de mi presencia. Corrimos hasta que llegamos a su casa, que no estaba lejos del lago.



- ¡Yle! ¡Yle! ¡Hermana! ¡Mira lo que he encontrado! Tanto tiempo y al final…– gritó.



De repente, de la casa salió una muchacha corpulenta que no se parecía en nada a la delicada niña que le mostraba el tesoro que llevaba en sus manos. Era muy alta y de rasgos anchos. Sus pecas, en realidad, afeaban un rostro hosco, y su pelo parecía peinado por las uñas de un gato.



- ¿Qué es eso?
- Creo que es lo que tanto tiempo llevas buscando, lo que te hace la chica más bella del reino en un instante. Creo que es una estrella.



La muchacha mayor agarró a su hermana por las muñecas con fuerza y le arrancó la estrella que portaba.



- ¡Mierda! ¡No funciona! Has gastado su efecto. ¡Maldita!



Yo las miraba sorprendido de aquel grotesco espectáculo, pues no dejo de gritar en mucho rato. Sentí lástima por la pequeña pero no podía moverme de mi escondite.



- Tú siempre has sido guapa, ¿para que la querías? – continuó gritando.
- Yo… no… sabía… simplemente la he tocado y… no ha pasado nada… – balbucía la pequeña.
- Esto sólo se puede arreglar de una manera. Tú debes morir y así la belleza retornará a la estrella.



Yo no podía creer lo que estaba sucediendo. Tenía que intervenir pero no podía mover los pies del suelo. Exhalé un grito ahogado. Había sucedido. La pequeña yacía tendida en el suelo, y su hermana corría ahora hacía el lado contrario al que yo estaba. La chica del lago tenía razón, la estrella no había mejorado en nada su aspecto, aunque a mí me lo hubiera parecido, pero es increíble como la envidia hacia el que es más afortunado que tú en algún aspecto y la codicia hacia un objeto que parece cambiar tu tan ansiada realidad, puede hacer que dicha realidad cambie, pero tal vez, no de la manera que esperabas.

2 comentarios:

  1. Que hermoso relato.
    La dureza y crueldad de algunos movidos por la invidia y la maldad.
    Como una hermana puede acabar con la vida de otra, por tan solo conseguir la "belleza" que tanto ansía.

    Ha sido realmente hermoso, y con una moraleja especial e impactante;D

    kissers

    ResponderEliminar

Comentar es gratis, al igual que sonreir :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...